Dulce Navidad…

Se acaba el año, hacemos balance, adornamos la casa…Ya es Navidad.

Es el momento de los buenos deseos y de hacer realidad los propósitos, si es que antes no hemos podido o no hemos sabido hacerlo.

En estas fechas no resulta difícil entrar en la cocina y buscar el mejor modo de regalar momentos dulces y felices. Turrones, polvorones, mazapán, peladillas y frutas escarchadas adornan nuestra mesa.  Buscando datos sobre su origen, he leído que aunque se desconoce con exactitud,  se cree que los dulces típicos de estas fechas empezaron a fabricarse en el solsticio de invierno como talismanes para proteger a las familias.

Sabemos que desde la más remota antigüedad, en los días cercanos al solsticio era habitual intercambiar entre los miembros de la tribu, la aldea o el núcleo familiar regalos y obsequios como una forma simbólica de fortalecer unos vínculos sociales que se creía que, al ser confirmados en esas fechas mágicas y sagradas, serían mucho más duraderos. Con el paso del tiempo, esos dulces tradicionales se han ido haciendo cada vez más sofisticados, pero ninguno ha logrado destronar a los clásicos, como el turrón y el mazapán.
Nadie se resiste. ¿Por qué íbamos a hacerlo nosotros?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s