Recuerdos de Francia…

Seguro que los seguidores de este blog han leído en algún momento la receta de la mermelada de Madeleine y Hans Peter…cómo olvidar su idílico jardín, la exquisitez de su trato, su acogedora casa y…su mermelada. Por eso, he querido regalarles un pequeño homenaje, a través de una etiqueta muy especial para mis propias mermeladas. En ella aparece su hogar y el nombre de la finca, incomparable lugar habitado por unos igualmente incomparables amigos…

También quiero ofreceros hoy una receta con cierto toque francés, ya que se trata de brioche, pero en forma de trenza. Está tomada -como la anterior- del blog de Isasaweis, aunque con algunas modificaciones mías. En esta ocasión, la iré acompañando de imágnes del proceso:

Ingredientes: 250 ml de leche, 100 ml de aceite de girasol o mantequilla derretida, 650 gr de harina, 40 gr de levadura prensada, 50 gr de azúcar, 2 huevos y 1 cucharadita de sal.

 Elaboración: en un bol echamos el aceite, la leche y el azúcar y removemos, metiendo a continuación en el microondas unos segundos para que se temple. Se desmenuza la levadura con las manos y se disuelve en la preparación anterior. Batimos los huevos en otro cuenco y los incorporamos. En otro bol echamos la harina, agregamos la cucharadita de sal, removemos y añadimos la mezcla. Comenzamos a remover con una cuchara de madera hasta que la masa se pueda manejar y volcamos sobre la mesa enharinada, trabajando con las manos y añadiendo la harina que sea necesaria hasta hacer una bola.

Dejamos reposar 10 minutos y hacemos las trenzas.

Para ello, dividimos la masa en bolitas según las trenzas que queramos hacer y de cada una de ellas sacamos dos tiras, una larga y otra pequeña.

La larga la doblamos por la mitad, colocamos la pequeña en el medio y vamos trenzando, doblando hacia adentro las esquinas para que no se deshagan las trenzas.  Las dejamos reposar al menos dos horas para que aumenten de tamaño.  En un cuenco batimos un huevo y reservamos, y en otro hacemos azúcar mojado. Pintamos las trenzas con el huevo y a continuación derramamos el azúcar mojado sobre ellas.

Con el horno precalentado a 200 grados, dejamos 20 minutos o hasta que las trenzas estén doraditas.

Desde mi punto de vista, un poco más de azúcar y algo menos de harina mejoran considerablemente la receta.

¡Qué pinta!, ¿verdad?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s