Ese humeante café…

Tengo que reconocer que una taza de café cremoso, con su placentero aroma, nos devuelve la vida cada mañana en el desayuno y nos invita a la tertulia en cualquier momento del día. Para mí, además, tiene incontables matices literarios; por eso me encanta reunirme con familia o amigos alrededor de un buen café.

Hace unos días visité la tienda que Nesspresso  ha abierto en el centro de Valladolid. Son todas tan bonitas…Además de comprar cápsulas para una buena temporada, probé unos biscuits de naranja maravillosos que me parecieron sencillamente insuperables. Como soy una mujer de retos, me puse a buscar recetas de galletitas con esa textura: crujientes por fuera, pero blanditas por dentro, como una pasta de té. Entre todas las que pude encontrar, me quedé con una del blog Dulce Antojo, que ha hecho las delicias de mi familia este fin de semana. Aquí tenéis la receta:

Ingredientes: Para la masa: 200 gr. de manteca, 150 gr. de azúcar, 3 huevos, 100 gr. de cáscara de naranja, 400 gr. de harina, 100 gr. de fécula de maíz. Para el glasé de naranja: 500 gr. de azúcar, 200 cc. de zumo de naranja, 250 gr. de azúcar glass y 20 cc. de zumo de limón.

Elaboración: mezclar en un bol la manteca, los huevos y la cáscara de naranja, muy picada. Reservar. Realizar una corona con la harina y la fécula previamente tamizadas. Agregar en el centro el azúcar y la preparación de manteca y huevos. Unir los ingredientes con espátula. Mezclar hasta lograr una masa uniforme. Llevar al frío y luego estirar la masa hasta dejarla de 5 mm. de espesor. Cortar las galletas con moldes de 4 cm. de diámetro y colocarlas en la bandeja del horno, cubierta con papel vegetal. Hornear a 180ºC durante 9 a 10 minutos.

Glasé: hervir el azúcar con el zumo de naranja y luego retirarlo del fuego. Agregarle el zumo de limón y el azúcar glass y revolver hasta que se mezclen bien.

Colocar las galletitas sobre una rejilla y verter con un cucharón el glasé caliente sobre las mismas.

Con esta receta se pueden hacer unas 80 galletas; yo, de hecho, cociné la mitad; aún así eran muchas, de modo que después elaboré unos paquetitos con varias galletas envueltas en papel de regalo, que a continuación repartí. Y tengo que decir que, mientras lo hacía, pensaba que esta es una buena manera de tener un detalle dulce cuando nos invitan a una cena o una comida, o simplemente cuando acudimos a visitar a alguien . ¿A que quedaron aparentes?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s