La fruta reina

Ya se sabe que hay opiniones para todos los gustos, pero si existe una reina entre las frutas, esa es la manzana reineta. Como la Cenicienta, no es en apariencia la más hermosa: su color pardo, casi marrón, no la hace especialmente apetitosa, y mucho menos comparada con esas bellezas rojas y brillantes…pero la reineta es una sinfonía de sabor desde el primer bocado. Y ocupa, además, un lugar preferente entre las señas de identidad de una de las comarcas más bellas y ricas de Castilla y León: el Bierzo.

El fin de semana pasado estuve en Las Médulas, otro paisaje encantado que nadie debería perderse, y compré provisiones para algunos de los mejores dulces de otoño: castañas para el ‘marrón glacé’ y manzanas reinetas para hacer una otoñal y apetecible tarta..

Dice un compañero mío que una tarta de manzana que no esté hecha con reineta, no es tarta de manzana. Yo no sé si esto es así realmente o no, pero lo cierto es que ese equilibrio perfecto entre acidez y dulzor, esa rotundidad en el paladar, son propios de la reineta. Así que vamos a hacer una de las recetas clásicas más fáciles, pero a la vez agradecidas:

Ingredientes: tres manzanas reineta, un vaso de leche, un vaso de harina de repostería, un vaso de azúcar, cuatro huevos y mantequilla para engrasar el molde.

Elaboración: ponemos a calentar el horno, solo la parte de abajo, a 180º. En un bol grande volcamos la leche, el azúcar, los huevos, la harina y una manzana pelada y troceada, sin corazón. Batimos a máxima potencia. Engrasamos un molde con un poco de mantequilla y vertemos la mezcla. Pelamos el resto de las manzanas, y las cortamos en cuartos con los que, a continuación hacemos láminas finas en forma de gajos para decorar la parte superior de la tarta, desde el exterior hacia el interior. Así hasta completar toda la superficie. 

Metemos al horno en la posición del medio y esperamos media hora o treinta y cinco minutos hasta que al pinchar la tarta, el cuchillo o lo que utilicemos, salga seco. Dejamos enfriar, desmoldamos y decoramos con mermelada de albaricoque o melocotón.  

No nos equivocamos al decir que tenemos una reina en la mesa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s