Verde manzana

Después de varias semanas sin publicar, a causa de múltiples ocupaciones, eso sí, vuelvo a hacerlo rebosante de ganas e ideas y llena de imágenes de merengues, bizcochos, esencias y colores en la retina.

El verde es muy inspirador para mí: color de esperanza, de hojas brotando en los árboles, o de menta fresca adornando pasteles y cócteles. Me encanta ese color que, además, este año es uno de los must del verano, y por eso lo he elegido para regresar al blog tras saldar una deuda conmigo misma: mi segunda carrera universitaria. Lo cierto es que ha sido una auténtica locura volver a estudiar veinte años después de mi primera licenciatura, pero ahora puedo decir que el reto está cumplido y hace solo unos días me gradué de nuevo, como si lo hiciera por primera vez

El verde es un color que significa renacer, y así me he sentido yo compartiendo aulas con compañeros mucho más jóvenes, inexpertos e impulsivos, pero llenos de talento, ideales y metas y una auténtica voracidad por aprender. Veo a mi alrededor a mucha gente desencantada y cómoda dentro de nuestra profesión, un oficio que debería ser el símbolo del inconformismo… por ello, me siento una auténtica pivilegiada al haber podido compartir tantas horas de charla y de trabajo junto a estos nuevos plumillas, que todavía tienen sueños y desconfían de un periodismo falto de libertad o sumiso al poder.

Me apetecía mucho volver al blog con un dulce que tuviera todos esos componentes agridulces, como los tienen las verdes manzanas, así que he elegido uno de los pasteles favoritos de los mejores bloggers de repostería: el Apple Pie, tan presente en la mesa durante las principales celebraciones norteamericanas. Para decirlo todo, la idea se me ocurrió después de recibir un regalo, y además verde: un molde de Emile Henry. En su página Web hay un apartado dedicado a las recetas, pero la que yo elegí está sacada del blog Velocidad Cuchara, aunque realizada, precisamente, en un molde de Emile Henry.

En casa, desayunamos pastel de manzana americano el fin de semana pasado, pero también podría ser el broche final de una comida o la estrella de una magnífica merienda. No es difícil, pero sí laborioso, aunque ¿en qué ocupación mejor podemos emplear el tiempo si deseamos obsequiar con un sabroso dulce a los nuestros? La receta de American Apple pie, tal y como la he hecho yo, que he variado un poco las proporciones de los ingredientes y utilizado una Gourmax, aunque también se puede realizar en Thermomix como hace Rosa en su blog, es la siguiente:

Ingredientes para una tarta de 6-8 raciones: Para la masa quebrada: 130 gr de mantequilla muy fría cortada en cubitos, 300 gr de harina de repostería, 1 cucharadita de azúcar, 1 pizca de sal, 70 gr de agua helada y medio sobre de levadura Royal. Para el relleno2 manzanas ácidas y 2 manzanas rojas, 300gr de azúcar moreno, ralladura de 1 limón, 2 cucharadas de maicena, una cucharadita de canela, una pizca de sal, una pizca de nuez moscada y unos cubitos de mantequilla. Para pincelar la superficie: Un poco de leche, un pincel o brocha de silicona, azúcar glas y canela al gusto para espolvorear.

Elaboración: Se ponen todos los ingredientes de la masa excepto el agua en el vaso y se mezclan 10 segundos en velocidad 6. Se va agregando el agua a través del bocal y la masa se despegará del vaso hasta formar una bola. Se retira y parte esa masa en dos trozos, que tapamos con film transparente. Introducimos en la nevera durante al menos una hora, retiramos la masa diez minutos antes de usar y precalentamos el horno a 220ºC. Trabajamos la masa con el rodillo, para que se ajuste al molde. Engrasamos este con mantequilla y, al pasar la masa al molde, intentamos que los bordes cuelguen un poquito. Introducimos en la nevera mientras preparamos las manzanas. Para elaborar el relleno, descorazonamos y pelamos las manzanas. Se pueden cortar con la ayuda de una mandolina o con un cuchillo en láminas de 0`5cm. Ponemos las manzanas en un bol con el resto de ingredientes -excepto la mantequilla- y mezclamos: Dejamos reposar en el bol 5 minutos.

Sacamos el molde de la nevera y vertemos las manzanas dentro, poniendo sobre la mezcla unos trocitos de mantequilla:

Humedecemos el borde de la masa para que al poner la tapa de arriba quede bien pegada:
Colocamos la tapa superior y los adornos, que realizaremos con la masa sobrante y unos cortadores de galletas. Hacemos un agujero central para que salga el vapor, sellamos los laterales y pincelamos toda la superficie con leche, espolvoreando azúcar glass y canela.

En el horno, tendremos el Apple pie durante 15 minutos a 220ºC y después a 190ºC durante 50-60 minutos. Si se dora demasiado, puede cubrirse con papel albal mientras termina de hornearse. En cualquier caso, sí conviene que los últimos 15 minutos lo situemos en la parte baja del horno para que se absorba bien la humedad de las manzanas
Dejamos templar dentro del molde sobre una rejilla y servimos templado o frío.

Tengo que decir que en la mayoría de las fotos que he visto de este pastel por dentro, se aprecian perfectamente las láminas de manzana. A mí, sin embargo, me quedó una especie de pasta oscurita, como un cabello de ángel pero más homogénea, y creo que mejora mucho el acabado, aunque el sabor sea el mismo o muy parecido.  De cualquier manera, ¡este pastel está tan bueno que no dura lo suficiente para comprobarlo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s