Mundos de azúcar

Aunque no se me ve, mi cara está pegada al cristal de Casa Ojeda, en Burgos, contemplando un día de primavera tardía, ya casi de verano, estas tartas de cuento de hadas en los colores de las canastillas de los bebés…

Para eso son los dulces: para inspirar pensamientos alegres, promesas de hadas que visitan de noche nuestros sueños y, convertidas en barredoras de tristezas, se llevan lo feo, como el rabo de nube de Silvio Rodríguez.

Las últimas semanas no han sido especialmente buenas para mí, así que voy a necesitar más de un rabo de nube… pero mientras lo espero, me entretengo con utensilios e ingredientes, en mis mundos de azúcar. Embriagada por el aroma a chocolate, me reconfortan las sonrisas de mis pinches favoritas: Natalia y Martita, mirando con los ojos como platos la encimera de mi cocina, llena de fideos de colores, palitos y ojos de caramelo para hacer mis primeros Pop cakes. Seguramente no son perfectos, aunque he buscado cuidadosamente una receta apetecible y no muy complicada para experimentar con este dulce tan de moda, pero todos los pequeños de la familia disfrutaron con la merienda que les preparé:

La receta está sacada del blog Cocinando con Gaia, después de consultar unos cuantos, incluso de las más conocidas gurús reposteras. Pero Cocinando con Gaia explica el proceso de principio a fin, que es lo que a mí me gusta. Utilizar unas galletas pulverizadas o un bizcocho comprado está bien, pero desde mi punto de vista no tiene tanto mérito, ni es tan natural, como encargarnos nosotras mismas de toda la preparación, así que vamos con ello:

Ingredientes para el bizcocho: 3 huevos grandes, 1 yogur ( natural, de chocolate..), 200 g azúcar, 100 g aceite, 180 g harina, 1 sobre levadura tipo Royal, una pizca de sal, cacao en polvo( 6 o 7 cucharadas), 120 gr de chocolate rallado.

Ingredientes para los Pop cakes: 100 o 150 g de mantequilla blanda, chocolate en polvo, 2 tabletas de cobertura de chocolate, y si te apetece, chocolate blanco también.

Elaboración: en primer lugar, hacemos el bizcocho. Batimos con varillas las claras a punto de nieve y después añadimos las yemas y el azúcar , mezclándolo homogéneamente. A continuación,  añadimos el yogur, el aceite y 6 0 7 cucharadas soperas de cacao en polvo (a mí particularmente me encanta el de Valor), así como un poco de chocolate rallado.  Cuando esté todo ligado, añadimos la harina tamizada con la pizca de sal y la levadura, unimos sin batir en exceso y, en un molde previamente engrasado, vertemos la mezcla y metemos al horno, precalentado a 170º, durante unos 30 minutos. Como siempre, podemos comprobar que está en su punto pinchando con un tenedor o cuchillo y comprobando que sale limpio. Sacamos el bizcocho del horno , dejamos enfriar y desmoldamos.

Después, empezamos con los Pop cakes: primero hay que desmigar todo el bizcocho, y  mezclar la mantequilla con un poco de cacao en polvo en un platito aparte. Una vez desmigado el bizcocho, vamos añadiendo una cucharada de la mezcla de mantequilla y cacao y amasamos, volvemos a añadir mantequilla y amasamos de nuevo, y así hasta que, poco a poco, se vayan uniendo las migas del bizcocho. Seguimos añadiendo la mantequilla hasta conseguir hacer una bola con toda la masa y que no se desmigue. Ahora vamos haciendo bolitas con las manos teniendo la precaución  de que no queden grietas; si eso ocurriera, es que necesitamos añadir un poco mas de mantequilla. Con uno de los palitos que utilizaremos después, hacemos un agujero a cada bola llegando más o menos hasta el centro. Dejamos que reposen unas 2 horas en la nevera ( también se pueden hacer de un día para otro)

Fundimos chocolate y con el palito echamos un poquito de ese chocolate en el agujero y colocamos el palo, dejando reposar unos 15 minutos. Seguidamente, empezamos a bañar en el chocolate fundido los Pop cakes con movimientos circulares y escurriendo el sobrante. Pinchamos en un corcho blanco y dejamos que seque un poquito, aunque no demasiado para que después pegue bien la decoración, que ya va a depender de la imaginación de cada uno: fideos de colores, M&M, ojos de caramelo, perlitas…)
He tenido la gran suerte de que acaban de inaugurar en Valladolid una tienda llamada La dulce repostería, que viene a cubrir el hueco que había en la ciudad para las personas apasionadas de este mundo de azúcar. Una completa variedad de ingredientes, clásicos y nuevos (Fondant, Buttercream, etc.) y menaje completo para todas las elaboraciones se asoman a su escaparate para crear magia en la cocina. Ojalá tengan toda la suerte del mundo, en estos tiempos difíciles, endulzando nuestra vida. Por el momento, con la ayuda de La dulce repostería y de mis últimas adquisiciones en Cosas con encanto, el fin de semana pasado convertí mi salón en  un mundo de azúcar sugerente y muy, muy oportuno para apartar los pensamientos tristes y los nubarrones reales e imaginarios…
Anuncios

6 comentarios en “Mundos de azúcar

    • Gracias, Adolfo, ya sabes que me importan más la inspiración y las sensaciones que lo material, por eso la receta es casi lo de menos, aunque es una excusa agradable. Tengo que hacer un dulce mexicano y dedicártelo. Muchos besos.

  1. ¡Son bien lindas! y seguro que no quedo ni un solo fideito.
    ¡Animo para los momentos regulares! que ya sabes que muchas veces nos agobiamos antes de tiempo por cosas que no lo merecen…Por cierto la foto de Ojeda preciosa..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s