Mi pensamiento alegre

Oración papáLa primera vez que vi “Hook”, me sentí atrapada para siempre por aquel Peter Pan mayor y fondón que se había olvidado de volar, de su sombra cosida por Wendy, de Campanilla, Garfio y hasta de los niños perdidos en el País de Nunca Jamás. Pero la magia de la película y de la historia se resume en el momento en que Peter, del que todos se mofan porque no es capaz de elevarse, ni de cacarear, pues ha envejecido y ya no sabe quién es, recupera su identidad gracias a un pensamiento alegre. Sí, ya lo sabemos: cada vez que nos entristecemos o dejamos de dar palmas, muere un hada…

Ahora que se acerca la noche más mágica del año, la noche de los sueños infantiles y de los deseos no siempre revelados, he recibido el regalo más increíble e inesperado, mi pensamiento alegre para afrontar el año nuevo y lograr volar otra vez. Supongo que tiene más de sesenta años, porque se trata de una oración de Nochebuena escrita por mi padre cuando era un joven estudiante y acababa de salir del pueblo. Esa oración, perdida entre fotos y papeles viejos, como las canicas de Tootles, ha sido recuperada y enmarcada y se convirtió en la sorpresa de esta Nochevieja, mientras brindábamos por el número 13. Y ahí está, en la entrada de mi casa, junto a la corona de Adviento, llenando de buenas vibraciones el nuevo año que empieza.

Había prometido una receta de polvorones antes del fin de la Navidad. Puede que sea el dulce que más disfruto duante estos días por su finura, su toque de canela y esa fragilidad que luego se transforma en una explosión de sabor. Me encanta. De modo que ahí va la mejor receta de polvorones que he podido encontrar hasta ahora. Su autora es Auro, aunque en realidad yo la encontré en Petitchef.  Y garantizo que nada tienen que envidiar estos mantecados a los de la mejor confitería:

Ingredientes:  90 gr. de azúcar glass, 600 gr. de harina, 50 gr. de almendras crudas, 180 gr. de manteca de cerdo a temperatura ambiente, 1 cdta. de canela y 1/4 de cdta de clavo molido (esta es una aportación mía)

Preparación:  Esta receta está hecha con Thermomix, pero se puede utilizar Gourmax u otro robot de cocina que tengamos. Echamos en el vaso las almendras y la harina y pulverizamos durante 20 segundos, vel. 9. Programamos 30 minutos, 100º, velocidad 4, quitando el cubilete para facilitar la pérdida de humedad. Como la tapadera se irá llenando de agua condensada por la parte de abajo, lo mejor es parar varias veces durante el proceso (dos o tres) y secar bien la tapadera por debajo para que el agua no gotee de nuevo sobre la harina. Una vez acabado el tiempo, retiramos del vaso y pesamos la mezcla. Debe haber 550 gr. Si sobra algo, hay que retirarlo y lo dejamos enfriar. A continuación, ponemos en el vaso el azúcar reservado y añadimos la manteca de cerdo, la canela y la mezcla de harina y almendras, ya fría. Amasamos 30 segundos, velocidad 6, ayudándonos con la espátula. Queda una masa muy densa y con aspecto como arenoso, pero con el reposo en la nevera se compacta. Sacamos la masa del vaso, hacemos una bola, metemos en una bolsa de plástico y dejamos reposar en el frigorífico, al menos una hora.

Después, estiramos la masa entre dos láminas de papel vegetal, delicadamente, dejándola de 1 cm de grosor. Cortamos con un cortapastas y colocamos sobre la bandeja engrasada o cubierta con papel vegetal. Introducimos la bandeja en el horno precalentado a 150ºC durante 10 ó 15 minutos. Retiramos del horno y, una vez fríos, espolvoreamos con abundante azúcar glass: Polvorones

Han sido unas Navidades muy intensas en mi cocina. Siempre es un placer poder endulzar la vida de las personas más cercanas. Esta vez no han faltado tampoco mis panettones, que ya expliqué en otra entrada de hace unos meses. Aquí están, ya preparados para regalar a algunos amigos especiales:

panettones de regalo

Hoy voy a dedicar mi entrada a esas personas cuya sensibilidad les permite mirar más allá de lo visible. Ellas sí pueden sentir la magia, cuando se cuela en nuestras vidas, y por ello esta noche, como haré yo, se acostarán pensando que algo extraordinario ocurrirá en ese tiempo que transcurre entre la vigilia y el sueño, allí donde solo los niños eternos saben llegar. ¡¡Dad palmas, que todavía es Navidad!!

Anuncios

Un comentario en “Mi pensamiento alegre

  1. Aqui me tienes con los ojos emocionados y dando palmas….¡Un espectáculo!¡Tendrías que verme, je, je..!…
    ¡Como te lo trabajas! Todo precioso…
    Asi que solo me queda desearos que todos estos buenos sentimientos de estos dias se te multipliquen por 13 en cada uno de los dias de este año…Un abrazo gigante..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s